Texto encontrado en El Mundo…

Se necesitan familias para niños tutelados.

El IMAS prepara una campaña para la acogida permanente de menores de más de 8 años.
Es uno de los perfiles más olvidados y con más demanda. Niñas y niños mayores de ocho años que, por diferentes circunstancias, han pasado de vivir con sus familias a ser tutelados por el IMAS. Algunos acaban de asumir que el retorno será prácticamente imposible. Otros llevan sobre su espalda un trasiego de años entre centros y monitores varios en los que buscar los vínculos familiares perdidos. La institución prepara una campaña para animar a que más familias se incorporen al programa de acogida permanente.
«Nos topamos con una situación en la que es difícil encontrar una familia para ellos. Son mayores y tienen unos antecedentes más complicados y difíciles de revertir», señala la delegada en Baleares de la asociación de Familias de Acogida de España (FADES), Chelo Hernández. Un perfil que hace, asume, que muchas personas se muestren reticentes a ofrecer una acogida permanente o incluso temporal.

El IMAS -después de una reunión celebrada con la entidad- ha decidido iniciar una campaña para animar a más familias a formar parte de este proyecto que busca dar un hogar a niños tutelados fuera de los centros al uso. «Sabemos que donde mejor está un menor es con una familia. Donde sus vínculos afectivos y sus personas de referencia no dependan de cambios de turno o de un despido», reconoce la consellera de Bienestar y Derechos Sociales y presidenta de la institución, Margalida Puigserver.

En 2014 un total de 84 niños estaban en algún tipo de acogida con familias externas en Mallorca y otros diez se instalaron con ellas de forma permanente. Una inmensa mayoría estaba en ese grupo que superaba los ocho años.

El próximo mes de marzo el IMAS iniciará uno de los dos cursos anuales -el segundo será en octubre- para formar a familias en el programa de acogida. Una ocasión para que conozcan de cerca este proyecto, sus características legales, sus consecuencias o que la acogida puede incluir, por ejemplo, un régimen de visitas con la familia biológica que deben respetar.

SIN PERFIL TIPO

«No existe un perfil tipo de familia: tenemos parejas heterosexuales y homosexuales, viudos y solteros», señala Hernández. Muchos de ellos cuentan ya con hijos propios. La legislación dice que deben ser personas mayores de 25 años y menores de 55 en su primera acogida. Un equipo de psicólogos se encarga de evaluar todas las solicitudes de incorporación que reciben. En 2014 llegaron apenas 12.

«Nunca sobran familias de acogida, todo lo contrario, nos faltan», destaca la representante de FADES. En la actualidad, Mallorca cuenta con unas 90 familias de acogida temporal y 35 permanentes. En lista de esperta aguardan otras 15.

Hernández resalta la necesidad de explicarles a los menores la situación en el caso de acogidas temporales y de que los padres acogedores recuerden que son «un puente para la estabilidad del menor». «Que un día se marchará», señala. El plazo máximo previsto son dos años.

Por otro lado, incide en que los colegios necesitan mejorar la integración de estos menores. «O les compadecen o les culpan de cualquier cosa que ocurre, como si vinieran de un centro de reforma y no de acogida», afirma. En el caso de adolescentes, asegura, hay muchos que se sienten avergonzados de reconocer su situación y que incluso piden a los autocares de transporte de sus centros que les dejen más lejos de la escuela. «Y nunca hay que olvidar que ellos son las víctimas», apostilla.

Se necesitan familias para niños tutelados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR